Nunca dejamos de viajar

feto

Foto: Documental de National Geographic Channel

La vida es un continuo viaje en diferentes escalas de espacio-tiempo, siempre estuvimos viajando de dentro hacía fuera y de fuera hacía dentro, me refiero a la unión con el Todo. Nuestro objetivo es y siempre fue evolucionar.

Antes de nacer ya éramos conscientes del aprendizaje, y que nunca cesa.

Pienso que cada uno de nosotros decidimos venir a este mundo para ponernos a prueba, estoy segura de que es una elección, elegimos a todo momento y aprendemos a pasos cortos o largos, pero siempre aprendemos.

Para definir mejor este aprendizaje me remonto a la experiencia de la existencia de nuestra vida actual, el momento de la fusión del espermatozoide de nuestro padre y el óvulo de nuestra madre, ahí empieza nuestro primer gran viaje en esta vida que elegimos.

La transformación que experimentamos es abismal, después de un mes ya empezó a latir nuestro corazón y a finales del segundo los órganos ya estaban formados. Todos estos procesos automáticos para desarrollar un ser humano son de una complejidad y una perfección única y nosotros fuimos el protagonista de esta experiencia extraordinaria.

De manera consciente pasamos de un espacio-tiempo a otro, al que denominamos un entorno físico con un ciclo temporal establecido de 24 horas.

Desde este primer momento, en que nos encontramos en pleno proceso de trasformación en la barriga de nuestra madre, fuimos capaces de experimentar y evolucionar a través de la experiencia. En este preciso viaje estábamos atento a cada detalle, descubrimos un mundo de sensaciones en un entorno seguro, desde entonces ya sabemos discernir aspectos del crecimiento de nuestro Ser.

La comida, los sonidos, las lágrimas, el latido del corazón de nuestra madre… son aspectos que tenemos en cuenta más tarde en nuestro camino en esta vida, solemos cargar la mochila de nuestras experiencias tempranas y con el tiempo tenemos que ir soltando una que otra cosa para encontrar nuestro estado natural.

Después del primer estado de desarrollo viajamos de un entorno más seguro (la barriga) al entorno que nos toca vivir, con múltiples posibilidades de desarrollo.

Me imagino que lo que conocemos como nacimiento, el parto en sí, fue el viaje más duro que tuvimos que enfrentar, y por algún motivo muy pocos se acuerdan. Una vez superamos este cambio brusco de estado, pudimos seguir aprendiendo.

De ahí adelante cada uno que este leyendo este post puede analizar la infinidad de viajes que hizo hasta este momento y lo que queda por hacer, el viaje nunca para.

Ahora bien, cuando cito que hay múltiples posibilidades de desarrollo vengo a decir que elijas lo que elijas vas a aprender de ello, pero también es cierto que hay posibilidades que nos acortan el camino para la evolución. Para mí evolucionar es que Uno esté viviendo acorde a lo que sienta tu Ser más interior, más intimo.

Es estar en resonancia con el niño que llevas dentro, con tu estado puro.

Es fluir con la vida que elegimos aún cuando las cosas no salen como esperábamos, porque algo en ti te dice que estás donde tienes que estar y esto te da la seguridad de que estas avanzando.

Quiero terminar este post con algunas frases de Osho…

La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. No se encuentra en el futuro como una meta que has de alcanzar, está aquí y ahora, en este mismo momento, en tu respirar, en la circulación de tu sangre, en el latir de tu corazón. Cualquier cosa que seas es tu vida y si te pones a buscar significados en otra parte, te la perderás.


­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­Uno nunca sabe lo que va a suceder. Y es hermoso que uno nunca lo sepa. Si fuera predecible, no valdría la pena vivir la vida. Si todo fuera como te gustaría que fuese y si todo fuera una certeza, no serías un hombre, serías una máquina. Sólo existen certezas y seguridades para las máquinas.


La risa es tremendamente relajante, es una gran meditación. Si puedes reír totalmente, si puedes reír con totalidad, entrarás en un espacio de no-mente, de no-tiempo. La mente lógicamente vive de expectativas, la risa es algo que viene del más allá.


¡Disfruta! Si no puedes disfrutar con tu trabajo, cambia. ¡No esperes!


La vida es un misterio, no una pregunta. No es un rompecabezas que resolver, no es una pregunta que debe ser respondida pero es un misterio para vivir, un misterio para ser amado, un misterio para ser bailado.


La belleza exterior viene de una fuente diferente a la belleza interior. La belleza exterior viene de tu padre y de tu madre: sus cuerpos crean tu cuerpo. Pero la belleza interior viene de tu propio crecimiento de la conciencia que estás trayendo de muchas vidas. En tu individualidad ambas cosas se unen, la herencia física de tu padre y de tu madre y la herencia espiritual de tus vidas pasadas, su conciencia, su gozo, su alegría.


¿Sientes que tu vida es un viaje continuo? ¿Explícanos algunas de tus viajes?

4 comentarios sobre “Nunca dejamos de viajar

  1. Sin duda, la vida es un viaje continuo, desde que estamos formándonos como individuos en el vientre de nuestra madre hasta que morimos. Ojalá todo el mundo pudiera ver este viaje como un juego, una aventura y una experiencia continua de aprendizaje y de dar y recibir amor. Hagamos que el mundo sea un lugar mejor a través del viaje de nuestras vida. Un abrazo a la autora! 🙂

  2. Hola Ubay! Muchas gracias por tus palabras, es muy bonito saber que estamos en sintonía.
    Se te echa a faltar por aquí…
    ¡Un abrazo muy grande!

  3. La vida es un continuo ir y venir, un viaje cargado de experiencias, experiencias que ya traemos desde el principio de los tiempos.

  4. ¡Hola María! Bienvenida a Ser En La Vida, disculpa tardar en contestar… espero que podamos seguir estos viajes, para mi compartir aquí es un placer.
    En este ir y venir que comentas y ¿como no? cargados siempre de experiencias, esto sí que es evolucionar… llenar y vaciar la maleta continuamente.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.